Tips para mantener organizadas las alacenas

Tips para mantener organizadas las alacenas

Organizando el espacio en las alacenas
Coloca los condimentos en lugares de la alacena lejos del horno y fuentes de calor

Organizando el espacio en las alacenas
Las alacenas guardan muchas cosas y el desorden está a la orden del día. Aquí tienes algunos tips para revertir esta situación.

Cómo organizar el espacio en las alacenas

Hay quienes tienen alacenas demasiado profundas, y otros muy angostas. Hay quienes las tienen en tres niveles, otros en dos, y otros en sólo uno, pero enorme. Lo cierto es que, sea cual fuera la alacena y bajomesada que tengamos en la cocina, hay una condición que se repite de uno a otro hogar: suelen estar llenas hasta la coronilla, desorganizadas, y nos lleva desde minutos hasta gritos hallar eso que buscamos.

Pero tranquilo, que aquí estamos para ayudarte a organizar cada aspecto de tu vida… ¡incluyendo las alacenas!

Analiza el espacio de las alacenas

Considera el contenido de tus alacenas y bajomesadas. Lo más práctico es colocar aquello que no uses regularmente en un mueble de guarda externo, que puede estar dentro o fuera de la cocina, el sótano o donde sea, siempre en buena guarda. Así quitamos del paso las ollas enormes, las sartenes extra, la máquina de pastas y todo lo que no utilicemos más de dos o tres veces por año, quizás una vez por mes, pero no a diario. Dejamos para las alacenas de la cocina lo que sí necesitamos tener a mano, y nada más.

Luego, determina dónde necesitas dar guarda a estas cosas. Las ollas, sartenes, platos y otros elementos pesados estarán mejor guardados en la alacena bajomesada, por su peso y grandes dimensiones, mientras que los ingredientes, condimentos, especias y también vasos y copas quedarán mejor en altura, por seguridad y por practicidad. Coloca los elementos susceptibles a sufrir daños por temperatura y humedad lejos del horno (como ciertos condimentos), dejando las alacenas más próximas a él dedicadas a los tarros cerrados, contenedores plásticos y otros. Al determinar qué vas a colocar en cada sitio, podrás dividir mejor el espacio.

Leer  Qué es y cómo evitar el síndrome del lavadero

Creando alacenas a la medida

Si tu alacena es demasiado alta, entonces divídela con una o dos estanterías. Bastará con perforar los laterales, atornillar dos barras livianas aunque resistentes, y colocar una madera o plancha metálica gruesa por encima de estos topes. Podrás dividir tu alacena en la cantidad de estantes que quieras, incluso colocar dos anaqueles si sólo tiene uno, o cambiar la altura de ese estante que tiene para que quepan en el inferior tus ollas, molinillos de pimienta altos o lo que fuera.

Supongamos que rentas y no puedes (o no quieres) perforar tus alacenas para crear nuevos estantes. Entonces, crea topes de apoyo, colocando en las cuatro esquinas del estante inferior de la alacena los cuatro (o seis) elementos de igual altura, por sobre los que se apoyará la nueva alacena. No será una alternativa demasiado estética, pero cumplirá su función de división… aunque no la de elevar estanterías y otras.

Sí puedes sujetar elementos con imanes. Usar magnetos de alto poder, ayudados por silicona caliente o cintas adhesivas, puede servirte para colocar las guías cajoneras y barras de cuelgue para las sartenes, o también ganchos para colgar copas y tazas desde el “techo” de las alacenas, por seguridad para los cristales.

Finalmente, no descartes los canastos y cestos metálicos y de madera, rígidos: alterando sus manillares o improvisando sogas y cintas, podrás colgarlos por debajo de las estanterías para crear “cajones” de guarda en las alacenas, ideales para utensilios, platos de café, tazas y pocillos, y todo aquello más pequeño que incomode entre lo más grande… ¡o tal vez los pequeños frasquitos con hierbas exóticas que quieras individualizar!

Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]

Deja un comentario