Lista de verificación para una buena planificación

Lista de verificación para una buena planificación

Lista de verificación para planificar con éxito
Esta lista de verificación te ayudará a planificar mucho mejor, en menos tiempo, y con el mayor éxito

Lista de verificación para planificar con éxito
Aquí te contamos de una lista de verificación punto a punto que puedes usar para cualquier plan de organización que tengas pensado hacer.

Lista punto a punto para planificar

Antes de comenzar a hacer cualquier tarea, necesitas ya haber organizado tu tiempo y creado un plan de acción que defina, paso a paso, cómo será tu avance en el camino hacia la meta. Par ello, la planificación es clave.

Para cada cosa que hagas, lo primero es definir la meta principal, eso que quieres lograr, dando todos los detalles que puedas al respecto. Apúntalo en tu cuaderno: así podrás leerlo, y hacer los ajustes que se noten necesarios una vez que veas tu meta allí en el papel.

A definirla, recuerda las claves fundamentales: debe indicar qué quieres lograr, cómo, para qué, y en cuánto tiempo, de lo contrario sólo sería “un sueño” y no “un proyecto”. Una vez más, asegúrate de que estos detalles estén claramente identificados en esa única frase que defina tu meta por alcanzar.

Pasos para para planificar correctamente

Ya que tengas la meta principal correctamente definida, verifica que estés incluyendo en tu planificación estos puntos:

  • ¿Ya conoces qué tareas deberás realizar? Sé preciso con el paso a paso de tus actividades, para planificar mejor.
  • ¿Ya sabes qué es lo que no debes hacer? Puede sonar extraño, pero tomar nota de lo que no debes hacer es tan importante como su contraparte, y te ayudará a mantenerte bien encaminado a la meta.
  • ¿Ya sabes cómo vas a hacer cada tarea? Toma nota de si necesitas tener conocimientos, capacitaciones o ciertos materiales y elementos para ejecutar la tarea en menos tiempo y con mayor éxito.
  • ¿Ya reuniste tus materiales? Vuele a leer lo apuntado respecto del ítem anterior, y asegúrate de contar con todo lo que necesitas desde mucho antes de ponerte manos a la obra.
  • ¿Tienes el ambiente en condiciones para trabajar? Quizás tienes los conocimientos y los materiales, pero ni siquiera te has fijado en que no tienes ni un centímetro libre en tu oficina para posar tus apuntes. Ordena, guarda, bota, haz lo que necesites para tener el ambiente en condiciones.
  • ¿Tienes tu agenda ya libre? Ahora que tienes el espacio y los materiales listos, asegúrate de poner en pausa lo demás. Pide que no te interrumpan, termina los pendientes que tengas, y consulta una vez más tu agenda para saber si no estás olvidando alguna tarea o compromiso que pudiera interrumpirte luego.
  • ¿Ya consideraste los contratiempos? Conocer qué es lo que puede salir mal, qué problemas pudieran aparecer o qué dificultades podrían demorarte es importante. Te ayudará a tener en mente un plan de contingencias, y a no desesperar si los problemas llegan.
  • ¿Ya hiciste tu lista para visualizar? Escribe, en una gran hoja limpia, el resumen de los pasos que deberás dar, para poder mantenerte motivado y tener bien en claro, con precisión, cuál es tu siguiente acción.

Esta lista de verificación te ayudará a planificar mucho mejor, en menos tiempo, y con el mayor éxito para alcanzar todo eso que te has propuesto.

Leer  Haz todo tu mismo para organizar un evento sin gastar de más
Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]
Más en esta categoría:

Deja un comentario