Algunas falsas creencias que impiden que seas ordenado

Algunas falsas creencias que impiden que seas ordenado

Falsas creencias sobre el orden
Un mito relacionado a la organización dice que podremos ordenar en sólo pocos minutos… pero deben ser diarios

Falsas creencias sobre el orden
Hay algunos mitos que pueden hacerte creer que la organización es rápida y fácil, pero nada lo será si no haces lo que tienes que hacer en el momento.

3 mitos que debes derribar parar una buena organización

Organizar cualquier tipo de ambiente, incluso una celebración, es tema de nervios y miedos en muchas personas. Es que hay muchos mitos que se han instalado en nuestras mentes, y nos hacen pensarnos incapaces de lograr la perfecta organización. Derríbalos conociéndolos y sabiendo por qué se trata de inventos de una cultura que, cada día más, nos invita al desorden.

Minimizando el esfuerzo

Uno de los mitos más fuertes relacionados a la organización es que pensamos que podremos hacer orden en sólo pocos minutos. Así, no hacemos actividad alguna, pensando que podemos dejarlo todo para mañana, o quizás para el fin de semana. Pero ese fin de semana seguimos pensando que podremos atacar la labor en unos minutos, y lo dejamos para el siguiente, y el siguiente. Así, el día que la casa o la oficina está a punto de desbordarse por cosas fuera de lugar, nos encontramos con una tarea magnánima a la que debemos enfrentarnos y dedicar gran cantidad de tiempo.

Derriba este mito con sólo minutos –esos que piensas- pero a diario. Puede ser a primera hora de la mañana, por la noche, cuando sea. Sólo 3 a 5 minutos es lo que deberás invertir para guardar cada cosa en su lugar, llevar la ropa sucia a lavar, ordenar la nevera, la cochera, la sala, o guardar la ropa dentro del placard. Así, sólo deberás “mantener” la organización, y no crearla cada mes.

Leer  Consejos para organizar el día a día y vivir más relajados

Cada cosa sin su lugar

Es el segundo gran mito asociado a la organización. Pensamos que no es necesario que cada cosa deba tener su lugar. Pero es así. Cuando cada papel, elemento, llave, condimento, abrigo tiene su lugar de guarda, es más fácil no sólo crear la organización, sino también mantenerla. Cuando todo está en su sitio, es más simple también la tarea de limpieza diaria, y todo esto suma a evitar el amontonamiento, tanto de los objetos como también del tiempo necesario para restablecer el orden.

No se trata simplemente de colocar cajas, bolsas y platones para aglomerar allí los elementos, sino de “guardar”. Tener una bandeja para el correo entrante y otra para el saliente es buena idea, pero sólo si las usas adecuadamente. Y, para ello, debes derribar el tercer mito

Clasificar en el momento

El tercero dice que no es necesario clasificar en el momento. Pero necesitas hacerlo, pues dejarlo para después dificultará luego tu tarea. Si recibiste correo basura, bótalo de inmediato; si se despegó un botón de tu abrigo no lo dejes dentro del costurero: vuelve a coserlo enseguida. Hazlo ya mismo, sólo te tomará unos segundos y te evitará crear desorden en todos tus espacios y situaciones.

Sólo es necesario planificar un día, y luego crear los hábitos de clasificar, reparar, botar y guardar. Es fácil, y te solucionará mucho en tu día a día. ¡Ponlo a prueba!

Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]

Deja un comentario