Miedos y enemigos de la planificación que debes evitar

Miedos y enemigos de la planificación que debes evitar

Enemigos que impiden una buena planificación
Aunque te dediques con esmero a hacer tu lista de metas, hay cosas que escapan de tu control

Enemigos que impiden una buena planificación
Nadie nace sabiendo, y a la hora de planificar un evento tendrás que enfrentarte a tus propios enemigos y bloqueos. Veamos cuáles son y cómo evitarlos.

Miedos que evitan una buena planificación

Aunque te dediques con esmero a hacer tu lista de metas y pasos a dar para alcanzarla, confíes en tu agenda, y hagas todo lo que se supone que debes hacer para planificar cualquier evento, las cosas pueden salir mal. Y no es sólo porque sí, ni por un designio del destino: en la enorme mayoría de los casos, estos fallos se tratan de trabas que nosotros mismos nos ponemos. Aquí te contamos cuáles son estos enemigos de la planificación, y cómo reconocerlos y eliminarlos de tu vida.

Nada es sólo positivo o sólo negativo. “Todo sirve para algo, pero nada sirve para todo”, nos recuerda el refrán que invita a pensar que las cosas no son absolutas, ni los planes son tallados en piedra. A veces las cosas pueden verse alteradas por las circunstancias más diversas, pese a lo cuidadosos que hayamos sido en nuestra planificación: un apagón en la ciudad, una gran tormenta, cualquier modificación climática y ambiental son buenos ejemplos de ello. Tal vez un evento social significativo, o la vida privada de los asistentes (o “in-asistentes”) a nuestro evento; casi cualquier cosa puede impactar sobre cómo salga nuestro evento planificado.

Debes comprender que no tienes el control del todo, de hecho: tienes el control sobre muy pocas cosas de entre los factores que conducen al éxito de un plan. Por eso es que debes hacer tu mejor esfuerzo, procurar atajar cada flecha que se pueda dirigir a tu diana, crear planes de contingencias donde y cuando fuera posible. Peo, principalmente, no dejar que las circunstancias ajenas a tu plan te afecten: a veces las cosas simplemente no serán como esperábamos, y no hay nada por hacer más que intentar salir a flote de la mejor manera posible. Ya sabes: cuando la vida te tira limones, puedes amargarte… ¡o hacer limonada!

¿Y qué hay de los límites autoimpuestos?

Quizás más de una vez escuchaste una vocecilla en tu cabeza diciéndote las frases más desmotivantes. Tal vez sean recuerdos de otras situaciones, o creencias negativas que tienes sobre ti mismo, y que te frenan de ponerte en marcha. En especial las primeras veces que toca ponerte en el rol de planificador o de organizador, cuando aún no has formado tu propia mecánica ni has podido experimentarte en todas las técnicas disponibles.

Leer  Ideas para organizar una despedida a un maestro, director o empleado de la escuela

Uno de estos enemigos de la planificación que tu mente impone sobre tus acciones, sin que lo notes, es pensarte inexperto o incapacitado de llevar adelante la organización. Es “haciendo” que reúnes tus propias herramientas, creas tus modelos, adaptas los planes a tu propia manera para darle a todos tus planes un toque personal, que se adecue más y mejor a tu manera particular.

No dejes las tareas sólo para los conocedores: ellos también empezaron por donde estás tú. En cambio, aprende de ellos, cultívate, toma nota de las ideas que puedas apropiarte e implementar con tu manera personal de hacer las cosas. Ya con sólo un evento que organices verás que sí eres capaz de llevar adelante cualquier tipo de planificación, y cuanto más lo hagas, mejores serán tus resultados.

El miedo a fracasar es otro de los enemigos de a planificación, y uno bastante grande. Por temor a que las cosas no salgan como esperábamos, terminamos por llamar al fracaso. En lugar de “quedarte corto” por miedo a fallar, date en todo, ábrete a la nueva experiencia, anímate a hacer más de la cuenta y, en tal caso, podrás reducir el plan por falta de tiempo o de recursos. Apuntar bien arriba y hacer las cosas en grande es una buena manera de conquistar ese temor, y de aprender paso a paso de todas tus acciones.

Sólo necesitas contar con las herramientas básicas que te ayuden y hagan más fáciles todas tus planificaciones. Recorre nuestras páginas y encontrarás buenas ideas para cada tipo de plan y de organización que tengas frente a ti, para que tu puntapié inicial sea libre de temores, y cada vez con más y más éxitos que te darán la confianza para, en definitiva, olvides para siempre a tus propios enemigos de la planificación.

Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]

Deja un comentario