Cómo dar guarda a la vajilla fina sin roturas

Cómo dar guarda a la vajilla fina sin roturas

Consejos para guardar la vajilla fina
Al guardar la vajilla, usa suficiente material de modo de cubrir en dos o tres capas cada pieza

Consejos para guardar la vajilla fina
La vajilla fina es muy delicada,y debemos darle una guarda correcta para evitar daños

Tips para guardar la vajilla fina

La vajilla fina es un verdadero placer. Viste nuestra mesa común de una manera especial, permite que nuestros platillos se luzcan mejor, y nos agasaja en cada uso. Pero, claro, para evitar roturas solemos dejarla en guarda, usándola sólo en ocasiones especiales.

En verdad, te recomendamos usarla a diario, pues cada comida en familia, en pareja, con amigos o por tu cuenta es de por sí algo especial. Pero si en verdad quieres preservarla sólo para eventos memorables, aquí te contamos simples trucos para darles buena guarda.

Lavado, secado y embalado de la vajilla fina

Luego de usar, o bien antes de embalar, lava toda la vajilla fina, pieza por pieza. Déjala en el escurridor mientras terminas el lavado, y luego sécala usando papeles absorbentes de cocina. Si el secado se hubiera acelerado y hubiera quedado manchas de gotas de agua, repasa la vajilla con un algodón embebido en alcohol medicinal, para dejarla impecable. Si quieres, usa guantes de tela o toma la vajilla reluciente con un paño para no dejarle marcas de dedos.

Nunca embales la vajilla directamente en papel periódico, pues la tinta podría mancharla casi definitivamente, a menudo de manera irreparable. La recomendación es envolver cada pieza primero con papel absorbente, asegurándote de que no queden partes a la vista, para luego envolver en papel periódico. Usa suficiente material de modo de cubrir en dos o tres capas cada pieza, creando una superficie resistente a los golpes.

Si prefieres simplificar la tarea, envuelve la vajilla pieza por pieza con papel marrón, papel de obra o papel blanco (como en que se usa en las casas de comida para envolver los pedidos, libre de tintas) en cantidad suficiente, en dos o tres capas de cada lado y a los bordes. Esto asegurará una guarda perfecta, mientras que podrás reutilizar el papel en cada uso de la vajilla.

Cómo guardar la vajilla fina

Una vez embalada cada pieza, colócala en cajones o cajas bien firmes y resistentes. Puedes apilar la vajilla en sentido vertical u horizontal, siempre y cuando quede firme y fija. Utiliza rollos de cartón, bolas de papel o corchos, o piezas de telgopor (isopor) para dejarla firme en su sitio, pues el movimiento puede provocar choques entre las piezas y ponerlas a riesgo. Finalmente, coloca las cajas o cestos firmes en un sitio seguro, a cierta altura para evitar tropezones y sujeta para evitar caídas.

Es una tarea algo laboriosa, pero vale la pena a la hora de proteger la vajilla fina y permitir que perdure por generaciones.

Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]

Deja un comentario