Todo lo que necesitas saber para actuar como un verdadero anfitrión

Todo lo que necesitas saber para actuar como un verdadero anfitrión

Cómo ser un excelente anfitrión
Los anfitriones deben ser los reyes de la fiesta, tratando de que todos se sientan cómodos y felices

Cómo ser un excelente anfitrión
La tarea de anfitrión suele ser complicada. Hay que estar en muchos detalles, tratando de integrar y hacer sentir cómodos a los invitados.

Cuando nos toca ser los anfitriones de cualquier tipo de evento, nuestra tarea implica que todos los participantes se sientan cómodos y felices. Esta puede ser una tarea estresante, pero hay que tomarla con calma y hacer uso de algunos consejos que nos ayudarán a tener todo bajo control:

  • Tu forma de recibir a los invitados les dará o no ánimos y ganas de compartir. Siempre una sonrisa y un «gracias por venir».
  • No te olvides de elogiar, pero tampoco exageres. A las damas siempre les gusta que les digan que algo les queda bonito o que eligieron un buen par de zapatos, pero con una sola frase alcanza. Si la dama está dispuesta a comentar algo sobre tu elogio, será ella la que finalice el tema. No es bueno, luego de presentarla, decir: ¡Viste que lindo lo que se puso!
  • Cuando alguien comete una torpeza (volcar una copa, romper un adorno, por ejemplo), no hay que escandalizarse. Tu trabajo es acercarte con tranquilidad hasta la persona, aceptar sus disculpas con un gracias y llamar al servicio de limpieza inmediatamente, o en todo caso, puedes limpiarlo enseguida para que luego el tema quede en el olvido.
  • Si invitas a dos personas que no se llevan bien entre ellas, procura no sentarlos juntos ni cerca en la mesa, y de ser posible, en línea como para que no se vean las caras. Tu evento no es el momento para intentar una reconciliación.
  • Si alguien quiere dar un discurso, tienes que ser tú como anfitrión quien lo presente y rompa el hielo.
  • Si vemos que uno de los grupos de invitados no conversa animadamente, es nuestro momento para entrar con un tema interesante que genere conversación. De igual manera, si vemos que alguno de los integrantes de un grupo de invitados busca con la mirada alguien que lo rescate, apareceremos al mejor estilo “Ah! Te quería comentar…” y lo llevas de allí conversando sobre un tema, hasta que se integre a otro grupo. Pero ojo, nunca le hagas notar que te diste cuenta que estaba esperando ser rescatado.
Leer  Consejos para organizar la guarda de ropa de invierno
Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]
Más en esta categoría:

Deja un comentario