Guía para organizar una mudanza

Guía para organizar una mudanza

Cómo planificar una mudanza
Las cajas serán tus aliadas para hacer una mudanza bien organizada.

Cómo planificar una mudanza
Aprende cómo hacer una mudanza ordenada, sin perder la paciencia y optimizando el uso de tus energías.

Cómo organizar una mudanza

Cambiarnos a un nuevo hogar es un momento especial. Se abren las puertas de nuevas oportunidades, y comenzamos a imaginar los colores de los muros, la nueva decoración, el nuevo uso que le daremos a todas nuestras pertenencias. Pero para llegar a eso antes tenemos que hacer una mudanza simple y bien organizada. Y aquí te contamos cómo lograrlo.

Planifica tu agenda

Comienza a planificar el embalaje (y a hacerlo, como verás más abajo) el día mismo en el que decidas mudarte a un nuevo hogar. En el caso de las rentas, puedes comenzar a embalar desde un mes previo a la fecha límite, para hacerlo con tiempo.

Ni bien compres o pactes el alquiler de tu nueva vivienda, contrata al equipo de mudanza para la fecha que sea más conveniente para ti. Si has dedicado tiempo a embalar y ya tienes todo casi listo, planificar el traslado para dentro de dos o tres días, para poder limpiar e iniciar la decoración con tiempo suficiente. Haz la mudanza un día viernes por la tarde, y dedica el sábado y el domingo al desembalaje y al descanso.

Finalmente, haz la mudanza final al menos dos días antes de la fecha en la que debas entregar la llave de tu antiguo hogar, para poder limpiarlo adecuadamente sin prisas.

Comienza a empacar

Ni bien puedas, comienza a embalar tus pertenencias. Hazlo con orden y estrategia:

  • Embala de a una habitación por vez, comenzando por la de menos uso.

En cada habitación, también guarda de a un mueble a la vez, de modo de ir botando lo que no sirva, clasificando simultáneamente en diversas cajas: una para los frágiles, otra para los pesados, otra para los livianos, y así. 
 

  • De cada habitación, deja semi embalado (en cajas abiertas) sólo lo imprescindible, y lo que puedas prescindir ponlo en cajas cerradas y bien etiquetadas tan pronto como puedas.
  • Para la última semana, prepárate a vivir con menos comodidad. Deja a mano o en cajas abiertas solo la ropa que debas vestir, la vajilla imprescindible, algunos objetos de higiene, y los bienes de limpieza necesarios.
  • En la última semana o ni bien rentes, planifica la nueva decoración en su base: la pintura de los muros, refacciones, y otros similares, fijos de la estructura, etc.

La limpieza, fundamental

  • Antes de pintar o remozar la nueva casa, límpiala en profundidad. Quizás quieras contratar asistencia para esto: haz ese tipo de limpiezas profundas que sólo puedes hacer en las habitaciones completamente vacías. Desinfecta y aplica curas preventivas contra insectos, en especial si la antigua familia residente ha tenido mascotas.
  • En cuanto salga la última caja de tu hogar actual, haz una limpieza general de tu casa. Quita el polvillo, aspira todas las superficies, y repasa los vidrios. No hace falta que dejes los pisos brillantes si no quieres, pero asegúrate de que la vivienda esté limpia, con el jardín bien atendido, y pintada si fuera lo adecuado. En este caso puedes dejar a los especialistas (jardineros, pintores, fontaneros) trabajando mientras tú estés en tu nuevo hogar.

El día de la mudanza

  • Al embalar tus pertenencias, asegúrate de colocar al último en el camión la caja de los elementos imprescindibles, de modo que sean los primeros en descargarse. Podrás tenerlos a mano, y valorarás mucho el poder usaros ni bien llegues.
  • No intentes hacerlo todo en una hora. Deja a los niños jugando en el jardín y ponte en la puerta de la casa, para ir dirigiendo a los asistentes de la mudanza en ir colocando cada mueble y caja específicamente donde los quieras.
  • Ya que terminen de bajar los bienes, comienza a desempacar comenzando por las habitaciones. Es probable que sea lo único que hagas en este día. Toma algunos bienes de higiene y de cocina, y dediquen una tranquila cena, una ducha caliente, y una noche de buen sueño para este primer día.
  • Al día siguiente podrás finalizar el desembalaje de una habitación a la vez. Deja la decoración para lo último, destinando este tiempo sólo a quitar las cosas de las cajas y acomodar los muebles. Es probable que termines de decorar en varios días, incluso semanas: sólo asegúrate de que lo imprescindible esté en su sitio y tu hogar funcional, para el final de ese fin de semana.

Con estos consejos simples tu mudanza será simple, relajada y eficiente. Sólo resta botar las cajas y papeles de un modo responsable para que sean reciclados, y tu nueva ciudad o vecindario te lo agradecerán mucho.

Leer  Cómo organizar un congreso: tema a tratar, tiempos, invitados y otros detalles.
Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]
Más en esta categoría:

Deja un comentario