Tips para lograr tus metas de vida con buena planificación

Tips para lograr tus metas de vida con buena planificación

Cómo planificar una meta de vida
No hay metas correctas o incorrectas, pues dependen de lo que tú quieras lograr

Cómo planificar una meta de vida
Todos debemos tener una meta a alcanzar en nuestra vida, ya sea personal o laboral. Saber planificarla es el primer paso para lograr ese grandioso objetivo.

Cómo planificar una meta de vida, y mantenerte en curso

Cuando vemos por TV o leemos en libros las biografías de las personas más influyentes de nuestra historia, hay algo que llama a nuestra atención: parecen ser personas que siempre supieron lo que querían de su existencia, y se encaminaron a ello sin demoras.

Tener metas de vida es fundamental para permanecer sobre el sendero correcto. Es casi como funciona en los deportes: si mantienes “el ojo en la bola” tienes más probabilidades de atinarle, de hacer ese gol, esa canasta, ese golpe que te distinga del resto y te acerque al objetivo.

No se trata de tener pequeñas metas cotidianas, como poder pagar las facturas al final del mes o tener tiempo suficiente para practicar tu deporte una vez por semana. Hablamos de grandes metas, de lo que quieres lograr en tu vida, de ese estado al que quieres llegar, disfrutar, y dejar en tu propia historia personal como legado. ¿Cómo lograrlo?

Primer paso: Definir las metas

Es lo primero, lo principal y lo fundamental. Debes saber qué es lo que quieres, cómo quieres que se te recuerde. Mayormente relacionamos estas metas a lo laboral y profesional, pues esto conlleva un designio económico y financiero. “Quiero ser socio del bufete” es una buena meta, pero para ser una meta de vida debiera ser algo como “Quiero llegar a ser el socio más joven que este bufete haya tenido jamás”.

No hay metas “correctas” e “incorrectas”, pues dependen de lo que tú quieras lograr. Es un hito, un referente, algo como eso que lees en las biografías. Steve Jobs quiso cambiar la relación de las personas con la tecnología, mediante la creación de artilugios que hicieran todo más fácil; Nelson Mandela quiso unificar una nación sin consideración del color de la piel o de las creencias de las personas; los Generales José de San Martín y Simón Bolívar soñaron con una América Latina libre y hermanada. Mantener la meta en mente es lo que llevó a estos grandes a cumplir con lo que consideraron su designio en la vida, aquello por lo cual habían sido puestos en este planeta.

Leer  Cómo organizar el maquillaje y tenerlo listo cuando lo necesitamos

Cómo mantener la meta en mente

Una vez que tengas tus metas identificadas, al menos en reglas generales, usa todos los trucos para tenerla en cuenta. Escribe notas de recordatorio y lúcelas en tu escritorio, en tu ordenador. Usa brazaletes con dijes que te la recuerden. Coloca fotografías o recortes de periódicos y revistas que te recuerden dónde quieres llegar. Y haz tus afirmaciones.

Recuerda este detalle, pues es de vital importancia: las afirmaciones, positivas y en tiempo real, engañan a tu mente y le hacen creer que ya tienes eso que buscas, que ya estás donde quieres llegar. Así, comienzas a vivir en ese estado de prosperidad, y te mantienes bien encaminado a tu objetivo central. Repítelo a diario, frente al espejo o a todo momento: si tu meta es –por ejemplo- ser el socio más joven de ese bufete, repetírtelo en esa frase positiva (“yo soy el socio más joven de este bufete”) es una manera de comenzar a experimentar este logro de vida que quieres para ti.

Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]

Deja un comentario