Planear un discurso, las claves para decir lo que deseamos

Planear un discurso, las claves para decir lo que deseamos

Cómo planificar un discurso
Dar un discurso no es sencillo y lo que más nervios provoca es el no estar seguros de lo que vamos a decir

Cómo planificar un discurso
Cuando nos toca dar un discurso, sea entre amigos, en el trabajo o en la escuela, es importante que planifiquemos bien la situación para no olvidarnos de decir nada y evitar el nerviosismo.

Tips para planificar un buen discurso

Dar un discurso no es sencillo, hay mucho en juego y en especial lo que más nervios provoca es el no estar seguros de lo que vamos a decir, además de que todas las miradas estén puestas sobre nosotros. La planificación y la organización llegan para salvarnos la vida.

 

Primer paso: el objetivo

Saber para qué o por qué tenemos que dar un discurso nos permitirá centrar los pensamientos y las ideas. Nuestra aliada es la escritura; pondremos como título el objetivo del discurso y escribiremos las ideas o frases sueltas que se nos ocurran. Es importante que esta parte de la planificación la hagamos con tiempo suficiente para pensar, pero no demasiado, porque de este modo no terminaremos nunca de escribir. Lo ideal sería 2 semanas antes de la fecha de dar el discurso y tenerlo listo 3 días antes, pero esto dependerá de la ocasión y la extensión, cuanto más largo y técnico sea el discurso más tiempo necesitaremos para prepararlo.

 

Segundo Paso: el discurso

Sabemos sobre el tema del que vamos a hablar y tenemos algunas ideas de qué decir, entonces, escribiremos el discurso pensando solo en lo importante: Qué y Cómo vamos a decir. Luego, habrá tiempo para retocar, sacar y poner, cosa que haremos en relación a la cantidad de tiempo que tenemos disponible.

 

Tercer paso: los retoques, lo importante y lo que olvidaremos

Es momento de releer el discurso mientras nos tomamos el tiempo para ajustar la extensión. Luego, haremos los cambios de palabras o frases que se nos complica decir o que decimos de otro modo, después las que omitimos y no debimos omitir, las cuales resaltaremos con color brillante.

 

Cuarto Paso: la práctica

Dependiendo de la seriedad del discurso, la mejor técnica para practicarlo frente al espejo, pero grabándonos en video mientras lo hacemos, de este modo podremos ver cómo nos movemos, hablamos y gesticulamos para corregir lo que no nos guste. Si el discurso es social o informal, esto no importa tanto, pero si es bueno escucharnos hablar para darnos cuenta si se entiende lo que decimos.

 

Quinto Paso: Los nervios

Para quitarnos los nervios antes de hablar, si la práctica no lo ha logrado, podemos hacer ejercicios de relajación, y mientras damos el discurso, mirar a los interlocutores a los ojos hasta encontrar una mirada amistosa que nos ayude a tomar confianza.

Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]
Más en esta categoría:

Deja un comentario