Claves para organizar el presupuesto mensual

Claves para organizar el presupuesto mensual

Cómo planificar los gastos mensuales
Al organizar los gastos mensuales debes establecer prioridades fríamente

Cómo planificar los gastos mensuales
Te presentamos un método simple para organizar los gastos mensuales

Claves para organizar el presupuesto mensual

No importa cuánto ganes, pareciera que el dinero nunca es suficiente. Pero con un poquito de planificación, podrás exprimir cada centavo, ahorrar dinero y no pasar angustia alguna con lo que respecta a tus gastos. Aquí te contamos cómo organizar el presupuesto mensual, y disfrutar más de tu vida.

Gastos por categorías

El primer paso es dividir los gastos que tengas en tres categorías, al menos: los fundamentales, los necesarios, y los evitables o superfluos. Luego, podrás ir más allá creando sub-categorías, para saber exactamente cuánto necesitas inevitablemente, cuánto puedes gastar, y cuánto podrás ahorrar en ese mes.

Así, los gastos fundamentales incluirán el pago de la hipoteca o de la renta, el de combustible y mantenimiento del coche, la cuota de la escuela de los niños, la cobertura médica de emergencias, tratamientos médicos necesarios, el pago de impuestos o servicios del hogar, gastos por tratamientos médicos, compra de alimentos, y todos los que debas hacer sin excusas.

En el grupo de los gastos necesarios incluiremos todo aquello que, en caso de escasez de dinero, puedes evitar pagar sin que tu estilo de vida y seguridad se vean comprometidos. Por ejemplo: el lavado detallado del coche (podrías hacerlo tú mismo en casa), gastos de cosmética y belleza, compra de ropa y calzado (la mayoría de las veces puede esperar hasta el mes siguiente, o más), compra de alimentos de placer, salidas de entretenimiento (el cine, el restaurante, todo lo que, aunque es “bueno para el espíritu”, pueda ser evitado cuando el dinero escasea), y todo en lo que sólo gastarás si la economía lo permite.

El grupo de gastos evitables son todos los que, en definitiva, no necesitas. No se trata de eliminarlos completamente, sino en no gastar ni un centavo en ellos hasta que cada ítem de los dos grupos anteriores esté previsto. Saberlo te permitirá ahorrar dinero, tener un “guardado” para casos de necesidad, o bien te ayudará a gastarlo sólo cuando todo lo demás esté en orden.

Leer  Detalles a tener en cuenta a la hora de organizar un taller de trabajo

Cómo determinar los grupos de gastos

De hecho, es bastante simple, sólo necesitas dedicar algunos minutos, con lápiz y papel (o tu laptop, claro), y una humeante taza de tu té favorito.

1. Anota cuáles son tus ingresos mensuales, para saber con exactitud cuánto dinero tienes para disponer.

2. Anota uno a uno los gastos fundamentales. Sé honesto y analítico: éstos son los que no puedes dejar de pagar para conservar una vida digna y segura.

3. Anota junto a cada ítem el monto exacto, y suma el total.

4. Resta de tus ingresos totales el monto final de los gastos fundamentales.

5. Ahora anota los gastos necesarios, y el monto exacto de cada uno. Suma los totales, y resta este valor de lo que ha quedado “libre” de tus ingresos.

6. La suma extra de dinero es el monto que podrás ahorrar, o dividir entre ahorro y gastos evitables (esta es la mejor opción, para “vivir bien” y, al mismo tiempo, tener un guardado para emergencias.

Si el monto de tus ingresos es algo baja, luego de restarle la sumatoria de los gastos fundamentales, entonces determina cuáles gastos necesarios serán para este mes, y cuáles pueden esperar al mes siguiente. Establece prioridades fríamente, y evita cualquier costo que, en definitiva, pueda esperar, o hasta ser eliminado completamente.

Con estos pocos minutos de planificación, tus gastos estarán mucho mejor organizados, no tendrás “apuros” económicos, y evitarás recargar la tarjeta de crédito por no contar con dinero cuando más lo necesitas.

Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]

Deja un comentario