Hábitos simples para mantener el orden en la habitación

Hábitos simples para mantener el orden en la habitación

Cómo mantener ordenada tu habitación
La habitación es una de las zonas más propensas al desorden. Evítalo con esta simple rutina diaria

Cómo mantener ordenada tu habitación
Mantener en orden la habitación no solo debe verse desde el lado estético, sino también para un mejor descanso. Aprende una simple rutina en esta nota.

Rutina simple para mantener el orden en la habitación

La habitación es una de las zonas más propensas al desorden. Es que nos levantamos con el tiempo justo, dejamos todo fuera de lugar para vestirnos batiendo un récord de velocidad, salimos de casa y, a la ahora del regreso, simplemente no tenemos ganas de ponernos a trabajar.

Pero hay técnicas simples que puedes aplicar y convertir en saludables hábitos, para mantener el orden en tu habitación y hasta ahorrar tiempo cada día.

Ordenando la habitación desde e inicio

Dedica no más de una hora de tu domingo a hacer el orden inicial. Si tienes más tiempo, vacía tu ropero y clasifica la ropa que ya no uses para regalar, y la que sí uses para guardar bien limpia, doblada o colgada en sus perchas. Al hacerlo, coloca los abrigos por un lado, las playeras por otro, y así, para que toda la ropa esté ordenada según el momento del año en que la uses o la frecuencia en que lo hagas. Esto te ayudará a mantener el orden en la habitación.

Luego de organizar tu ropero, repite el acto con tu cómoda, la mesa de noche y los demás muebles de guarda que haya. Finalmente retira las sábanas, cámbialas, arma la cama con prolijidad, y termina por limpiar todas las superficies, incluyendo el piso.

 

El orden diario de la habitación

Ya con la habitación en orden, lo siguiente será hacer simples acciones que no te tomarán más de diez segundos cada día. Cuando te acostumbres a ellas, verás que se convierten en un hábito que harás sin siquiera notarlo.

Leer  Consejos para encontrar el lugar ideal para tu evento

Al levantarte por la mañana abre bien la cama, dejando las sábanas bien extendidas para que se ventilen mientras vas al baño a hacer tu rutina. Vuelve a la habitación, retira las almohadas y estira sábanas y cobertores dejándolos bien tensos. Coloca nuevamente las almohadas, y ya tienes la cama ventilada y armada, lista para la próxima noche.

Cuando termines la jornada, cámbiate de ropa en tu habitación. Coloca tu cartera o portafolio en la silla o cómoda a tal efecto. Quítate el calzado y déjalo allí unos segundos, mientras te quitas la ropa y vas guardándola en su lugar adecuado en el ropero (y no dejarla sobre la cama o en otro sitio). Luego, coloca desodorante en el calzado y guárdalo en su sitio, y termina por vestirte con tu pijama o tu ropa de entrecasa.

Recuerda colocar un platón en la cómoda para dejar allí el móvil, el reloj, las llaves o las alhajas, todas bien ordenadas. Puedes guardarlas en sus cajas si prefieres, pero si vas a usarlos al día siguiente verás que el uso de un platón es mucho más práctico.

Con estos simples actos que harás en segundos, mantendrás el orden en tu habitación todos los días. ¡Es fácil, posible de hacer desde hoy mismo, y te dará enormes satisfacciones!

Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]

Deja un comentario