Cómo comportarnos ante eventos inesperados o indeseados en una fiesta

Cómo comportarnos ante eventos inesperados o indeseados en una fiesta

Cómo comportarse en una fiesta formal
No te pases de copas en una fiesta para evitar situaciones incómodas.

Cómo comportarse en una fiesta formal
A todos nos puede ocurrir algún percance en una fiesta formal, y ante estos hechos incómodos, lo mejor es saber cómo actuar para no empeorar la situación.

A todos nos puede pasar que en lo mejor de la fiesta tenemos un percance con la bebida, la comida u otro invitado… a no desesperar ¡el protocolo está aquí para ayudarnos!

La norma más importante para comportarse bien en una fiesta es la que dice “donde fueres haz lo que vieres”. Si el anfitrión no fuma, no lo hagas… en las únicas oportunidades que puedes tomar la iniciativa es para salir a bailar o para retirarte, para todo lo demás, ten en cuenta las actitudes de quien te invite.

Pero nos puede pasar la torpeza de derramar la bebida sobre la mesa, o peor aún, sobre el invitado de al lado. Si esto te ocurre, procura secar la mesa con cuidado y ayuda al invitado a correr su silla para que pueda retirarse, discúlpate breve pero sinceramente, y nada más… no es correcto que trates de limpiar su ropa. Si te sientes muy apenado, puedes acercarte al tocador y ofrecer ayuda.

Si alguno de los invitados ha tomado de más y su estado incomoda al resto, puedes llevarlo hasta el tocador y tratar de volverlo a la sobriedad o, en el peor de los casos, solicitar un taxi y pedir a un familiar o alguien cercano que lo acompañe a su casa.

Si el de la situación anterior fuiste tú, (por favor no lo seas nunca) lo más correcto es que al día siguiente llames al anfitrión y te disculpes, o puedes mandarle una nota.

Cuando llegue el momento de comer, no te abalances sobre las bandejas… toma bocados pequeños y no más de 2 platos. Si tienes mucha hambre, una buena idea es cenar antes de salir. De esta manera, puedes probar lo que gustes en la fiesta sin pasar hambre.

Si rompes algún objeto, pide disculpas al anfitrión, pero no trates de limpiar, hay personal de servicio que se encargará de esto. Acércate al anfitrión y ofrécele tu teléfono para que pueda pasarte el costo del objeto, en caso de que tenga que pagarlo. Lo más importante es no hacer un escándalo del asunto.

No te lleves nada que no te haya dado el anfitrión en tus manos… a pesar de esto, si la reunión es de confianza y entre amigos, puedes preguntar sobre el centro de mesa o algún elemento de la decoración, pero no directamente… “¡Qué bonito centro de mesa! ¿Los hizo alguien de la familia?” Son indicios suficientes para que el anfitrión se dé cuenta de tus intenciones.

Te gusto esta nota?
Total: 0 - Promedio: 0]
Más en esta categoría:

Deja un comentario